Producción

En este tema, FRUTAS DOCE MEL tiene propiedad para hablar. Comercializa frutas de alta calidad y sabor, actuando según las normas de BPA (Buenas Prácticas Agrícolas) y BPF (Buenas Prácticas de Fabricación), y está dentro de los patrones internacionales de protección ambiental y responsabilidad social.
La siembra está programada de forma sistémica, utilizando un área de 600 hectáreas irrigadas de modo que en todos los meses del año los frutos sean plantados y cosechados de acuerdo con el planeamiento de producción, para que haya producto durante todo el año en una escala uniforme.
Todas las etapas de producción están certificadas por la Global GAP y HACCP. Del mismo modo, el proceso de packing house – realizado en Mamanguape (para la papaya, la piña y la yuca) y en Mossoró (para papayón, melones y sandías) – tiene capacidad de procesamiento de veinte toneladas de frutas/hora y atiende a las normas de seguridad, calidad, higiene, fabricación y respeto al medioambiente.
La papaya de FRUTAS DOCE MEL es seleccionada electrónicamente por un equipo de última generación de acuerdo con su peso y su color (maduración). Eso hace de nuestra empresa la pionera en Brasil a usar ese tipo de tecnología. La utilización de esa máquina disminuye la manipulación de los productos durante el procesamiento, además de optimizar el acondicionamiento de las frutas en cajas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *